En el liderazgo empresarial, la motivación al trabajador es tan importante como las acciones que se asumen para captarconsumidores o potenciales clientes.

 

En ambos propósitos las cestas de navidad para sortear son populares e incluso esperadas. Se trata de una estrategia que crea expectativas durante una temporada que se caracteriza por los obsequios y las compras.

 

Si bien las cestas de navidad crean una la interacción entre el jefe y el trabajador, no es menos cierto, que los lotes para sortear son una buena estrategia de marketing o de campañas de promoción con las que se logran atraer clientes durante las festividades de fin de año.

 

Razones para sortear cestas de navidad

Realizar sorteos es una de las muchas formas de organizar campañas promocionales. Está claro entonces que la razón principal para organizar sorteos de cestas de navidad, es el atraer clientela a través de un boleto de concurso.

 

Sin embargo, no es menos cierto que las cestas para sortear también son un elemento usado para fomentar un ambiente cordial entre el personal de la empresa, al participar en un juego de azar y como tal permite que interactúen los trabajadores.

De manera que los lotes para sortear son un elemento emocional, crea expectativa en una temporada de compartir, sin que se pierda de vista que estos sorteos son una forma de promocionar productos.

 

Los sorteos para bares, por ejemplo, se caracterizan por cestas cargadas de diversidad de vinos y otras bebidas, que es lógico pensar son comercializadas en el establecimiento.

El cliente entonces es cautivado no solo por ser parte del concurso sino también por consumir los productos de esos lotes, y para ello deberá comprarlos.

 

Las características de un sorteo de cestas de navidad

Cuando se piensa en lotes para sortear, se debe entonces pensar en la imagen que proyecta el concurso, pues es la misma imagen que se percibirá de la propia empresa.

 

Las cestas de navidad deben entonces estar cargadas de productos de calidad y decoradas con buen gusto. En este mismo sentido, las normas del sorteo deben reflejar legalidad y transparencia.

 

Estas características son las que el cliente interpretará como tarjeta de presentación de la empresa, en otras palabras, a través de una cesta para sortear, se mostrará la calidad de los productos o servicios que se ofrezcan, el detalle en la atención al cliente y la legitimidad de la empresa.

 

Esta forma de publicidad cada día es más popular, por ello son cada vez más las empresas que se suman a la costumbre no solo de obsequiar a sus trabajadores cestas de navidad, sino que sortean estos lotes entre sus clientes a manera de estrategia de marketing y publicidad.

En líneas generales, las cestas para sortear en navidad, promocionan no solo los productos comercializados en la empresa, sino también muestran la calidad de atención y la ética empresarial.

 

¿Cómo hacer el sorteo?

Aquí podemos diferenciar dos tipos de formas de realizar un sorteo.

 

La clásica sería acudir a una imprenta y hacer el diseño sencillo de unas rifas, aunque en Comprigur tenemos una gran variedad de cestas que incluyen el póster para realizar la rifa. Luego ir dando o vendiendo esas rifas. El último paso es simplemente elegir un número. Las rifas al estar numeradas, el número que elijamos, sería el ganador de la cesta de navidad.

 

La moderna sería utilizar las redes sociales para realizar este sorteo. Podemos utilizar cualquier red social. Por ejemplo, es muy habitual que tanto pequeñas como grandes empresas hagan sorteos por Instagram, la red social de fotos. Lo más habitual es utilizar la cuenta de empresa, pero se puede también contratar a un “Influencer”, una persona que tenga una gran cantidad de seguidores y lo haga por nosotros. Después de organizar tanto la maquetación de la imagen para promocionar el sorteo, como el premio, la cesta, el último paso sería realizar la elección del ganador. Al ser por Internet no podemos utilizar el método clásico. Lo que tendremos que hacer será utilizar algún programa on-line para que recoja todos los comentarios de la publicación y elija aleatoriamente un ganador para la cesta de navidad.

 

En ambos casos se recomienda invertir en una buena cesta de navidad. Ya que, aunque una pequeña puede ser un buen detalle, cuanto mayor sea la cesta mayor será el agradecimiento del ganador y la repercusión a la hora de sortearla.